La Cisterna Basílica es una de las múltiples cisternas que hay en Estambul. Las cisternas son depósitos que se construyeron para que la ciudad tuviera reservas de agua en caso de ser atacada

El rincón de Jesús y Mariví

PortadaPerfilesMi trabajoviajesEventos

 

 

 

 

  

          AMÉRICAASIAÁFRICAEUROPAORIENTE MEDIOTURQUIA   

ESTAMBUL

   Caótica y serena, con casi 15 millones de habitantes Estambul es la ciudad más grande de Turquía. Ningún visitante quedará indiferente con los contrastes de una ciudad demasiado oriental para ser europea y excesivamente occidental para ser asiática. En Estambul te encuentras ante esta histórica y animada ciudad situada entre dos mares, el Mar de Mármara y el Mar Negro; entre dos continentes, Europa y Asia; y entre dos mundos, el tradicional y el moderno.

Realizamos las visitas más importantes de esta bella ciudad:

Santa Sofía

Santa Sofía es la imagen más conocida de Estambul, una imagen que ha vivido la historia de la ciudad desde hace casi 1.500 años. Es una obra maestra del arte bizantino. Santa Sofía o, como la llaman los turcos, Ayasofya, es el símbolo de Estambul. Entre 1204 y 1261, Santa Sofía fue la iglesia del Papa. En 1453 fue tomada por el Imperio Otomano y convertida en mezquita. Los otomanos dotaron a la iglesia de cuatro minaretes, una escuela teológica y un comedor público. En 1935, Atatürk transformó el templo en un museo.

Situada en el punto más alto de Estambul, Santa Sofía define la panorámica de la ciudad. Sus cuatro minaretes y su cúpula de más de 30 metros de diámetro son la imagen más característica de la metrópolis turca.
El interior de Santa Sofía es sobrecogedor: las dimensiones de la sala principal (70 por 74 metros), la iluminación difusa, los enormes medallones decorativos y las columnas monolíticas te dejarán con la boca abierta.

             

Mezquita Azul

La Mezquita Azul es la mezquita más importante de Estambul. Su nombre en turco es Sultanahmed Camii, Mezquita del Sultán Ahmed, ya que fue construida por el Sultán Ahmed I entre 1609 y 1616. Fue inaugurada en el año 1617 durante el mandato de Mustafá I. Aunque a simple vista parece tener unas dimensiones similares a Santa Sofía, viendo las medidas reales vemos que es aproximadamente la mitad. La cúpula central tiene 23 metros de diámetro y 43 metros de altura. La Mezquita Azul cuenta con seis minaretes lo que, en el momento de su construcción, provocó mucha polémica, ya que la Meca también tenía seis. Posteriormente y para apaciguar a los fieles, en la Meca se construyó un séptimo minarete para marcar la diferencia.

Al entrar en la Mezquita Azul se entiende el por qué de su nombre: hay más de 20.000 azulejos de color azul que adornan la cúpula y la parte superior de la mezquita. Todos los azulejos fueron llevados de la ciudad de Iznik (Nicea).

             

Hipódromo Romano

Junto a la mezquita Azul se encuentra la Avenida del Hipódromo donde se encuentra el ovelisco egipcio( el monumento más antiguo de Estambul, ya que data de la época romana), la columna serpentina y el obelisco amurallado.

 

Cisterna Basílica

La Cisterna Basílica es una de las múltiples cisternas que hay en Estambul. Las cisternas son depósitos que se construyeron para que la ciudad tuviera reservas de agua en caso de ser atacada. La cisterna de Yerebatan (Yerebatan Sarnıcı, su nombre en turco) tiene unas dimensiones de 140 por 70 metros y se calcula que podía almacenar unos 100.000 m3 de agua.  La Basílica Cisterna tiene 336 columnas de 9 metros de altura. Los estilos de las columnas son muy variados, ya que fueron reutilizadas de antiguas estructuras y monumentos.

Entre las 336 columnas de la basílica hay dos que tienen como base una cabeza de Medusa, el ser mitológico que convertía en piedra a quien mirara.

                  

Palacio Topkapi

El Palacio Topkapi es el mejor reflejo de la época imperial en Estambul y simboliza el poder que alcanzó Constantinopla como sede del Imperio Otomano. La construcción del Palacio Topkapi comenzó poco tiempo después de que Mehmed II tomara Constantinopla. El palacio inicial fue inaugurado en 1465. Durante las décadas siguientes el palacio fue ampliado por los diferentes gobernantes.

En sus 700.000 metros cuadrados, el Palacio Topkapi cuenta con cuatro patios y múltiples edificios en su interior: sala de armas, cocina, establos reales, tesoro y muchos más.

El Harén era el lugar donde residía el Sultán, su familia y un conjunto de entre 500 y 800 mujeres de alto nivel cultural adiestradas en ciertas habilidades. La Reina Madre era la máxima responsable del Harén.

Torre Gálata

La Torre Gálata (Galata Kulesi) es una de las torres más antiguas del mundo. Desde su parte más alta se obtiene una de las mejores vistas de Estambul. La primera Torre Gálata fue construida en madera en el año 528 para servir como faro. En 1348 fue reconstruida por los genoveses con el nombre de Torre de Cristo.

Su altura, de tan sólo 61 metros, no es lo que más llama la atención de sus medidas. Lo que resulta sorprendente es el diámetro y la anchura de las paredes. El diámetro de la torre en la base es de 16,5 metros en el exterior y de 8,9 metros en el interior. Esta diferencia indica que los muros tienen una anchura de 3,7 metros en la base. Desde su torre las vistas son extraordinarias.

San Salvador de Chora

La Iglesia de San Salvador en Chora (Kariye Müzesi) es uno de los mejores exponentes del arte bizantino que pueden encontrarse en el mundo. Fue construida entre 1316 y 1321 según los planos de Teodoro Metoquines. Lo más espectacular de la iglesia son sus frescos y mosaicos bizantinos, ya que están considerados como los mejor conservados del mundo.

l igual que Santa Sofía, tras la conquista de Constantinopla por el Imperio Otomano, San Salvador de Chora fue convertida en Mezquita. En 1948 comenzó su restauración y diez años más tarde fue abierta al público como museo. Durante la época que sirvió como mezquita los frescos fueron tapados con yeso, un detalle que pudo ayudar en la conservación de éstos.

                        

Palacio Dolmabahçe

El Palacio Dolmabahçe sustituyó al Palacio Topkapi como residencia de los sultanes desde 1856 hasta 1924, año en que se abolió el califato. El estilo del palacio es una combinación de los estilos occidentales barroco, rococó y neoclásico mezclados con el estilo tradicional otomano. El Palacio Dolmabahçe fue construido entre los años 1843 y 1856 por orden del Sultán Abdülmecid. En su construcción intervinieron cuatro arquitectos del Departamento Real de Arquitectura del Imperio Otomano.

Con una fachada de más de 600 metros y una superficie de 15.000 metros cuadrados, el Palacio Dolmabahçe es el edificio más grande del país. Tiene 285 habitaciones, 43 salas, 68 lavabos y 6 baños turcos. El Selamlik Es la parte, que alberga las dependencias administrativas y los salones oficiales, es la parte más llamativa de todo el palacio. Las partes más destacables son la Escalera de Cristal y el Salón del Trono. Esta última sala, por sus dimensiones (2000 metros cuadrados y 36 metros de altura) y elegancia (56 columnas y la lámpara de araña más grande del palacio), es totalmente abrumadora.

En los jardines

El Gran Bazar

Fundado en 1483 es un laberinto de calles cubiertas por bóvedas de un tamaño enorme donde hay de todo. En el Gran Bazar se venden artículos de piel, joyas (oro, plata, piedras preciosas y semipreciosas), especias, pasminas y fulares, dulces, lámparas, productos textiles para el hogar (alfombras, cojines y manteles hechos a mano), antigüedades, falsificaciones de artículos de marca como camisetas, bolsos y zapatillas,…

Bazar Egipcio o de las Especias

Se construyó en 1600 como parte del complejo de la Mezquita Nueva para le venta de especias, muchas de ellas traídas de Asia. Aunque ahora se venden otras cosas aparte de las especias, el olor que se respira por todo el bazar , hace que merezcan la pena su visita.

También realizamos una excursión por el Bósforo. En Eminonu está la estación central de barcos donde se compra un billete para ir en el transbordador de los Servicios Marítimos de Estambul caracterizados por su gran tamaño y chimeneas amarilla y blanca. El trayecto de ida dura unas tres horas y media y el de vuelta es algo más corto, unas tres horas. A pesar de la duración del trayecto, el viaje no se hace largo. Los primeros minutos servirán para observar los lugares ya conocidos en las visitas a Estambul, como Santa Sofía, la Mezquita Azul y el palacio de Topkapi. Después, se quedarán atrás el palacio de Dolmabahçe, la mezquita de Ortaköy y el palacio de Çiragan.

Foto con estos  típicos personajes conocidos como los Aguadores

subir arriba           ir a  Capadocia